sábado, 20 de febrero de 2016

Hasta que volvamos a vernos, Jamie Ford







Espasa, 2.014
Premios: ninguno.
Precio: 19,90 €
Adquisición: librería de segunda mano.









El autor

Ya presenté al autor, Jamie Ford, en la reseña de 'El sabor prohibido del jengibre'.

Sinopsis

1.934. Seattle está inmersa en la Gran Depresión. William, de once años y origen chino, recuerda cómo hace cinco años se llevaron el cuerpo inerte de su madre del pequeño piso en que vivían, y no sabe si ella está viva o muerta. Nunca le ha visitado ni se ha puesto en contacto con él. Pero un día que las monjas les llevan al cine, William cree reconocerla convertida en Willow Frost, una gran estrella de la pantalla. Decidido a encontrarla y a averiguar si realmente es su madre, William escapa con Charlotte, su amiga ciega, dispuesto a afrontar la verdad. 

Mi crítica

Después de leer 'El sabor prohibido del jengibre' y quedar encantada con dicho libro, tenía muchas ganas de volver a probar suerte con Jamie Ford. Reconozco que las expectativas eran altas. Tras leer 'Hasta que volvamos a vernos', reconozco que si me ha defraudado ha sido en parte debido a ello, pero sobre todo porque es una novela muy triste. 

Hay muchas injusticias que se ven obligados a vivir los personajes principales. Jamie Ford apenas les concede un respiro, parece que se ensaña con ellos. No niego que en el Seattle de los años treinta las condiciones fueran así, o peor. Pero no sé si la línea que separa la verosimilitud de lo que entre las páginas del libro uno puede hallar queda muy limitada. Me gustan las historias de superación, de personajes que son capaces de darle la vuelta a las cosas, y aunque en esta novela sí que haya algo de eso, tengo la sensación de que si los personajes lo pasan tan mal el gran culpable de todo es Jamie Ford. Es como si él mismo fuese el antagonista de esta historia.

Los eslabones más débiles de la sociedad de Seattle en los años treinta eran los inmigrantes, los non-white groups, los niños, los discapacitados, las mujeres sin familia. Coincidiendo además con los años más crudos de la gran depresión, 'Hasta que volvamos a vernos' es una novela eminentemente triste. Además, nos muestra la peor cara de la cultura o tradición china que traían consigo los inmigrantes llegados a América. Los abusos que cometían los hombres contra las mujeres en los ambientes familiares es algo que me ha chocado y asqueado a partes iguales.

Aparte de ello, Jamie Ford comete a mi juicio un craso error al portarse del modo en que lo hace con uno de los personajes más importantes y carismáticos de la primera mitad de la novela. No me ha parecido justo ni para esta figura ni para el lector tampoco. Incluso iría más allá afirmado que es incluso un tanto gratuito, habiendo tantas otras alternativas para que la novela siguiese otros derroteros.

Sí, la editorial vende este libro como un homenaje a la relación entre una madre y su hijo. Los lazos de amor indestructibles entre ambos pueden con los errores cometidos en el pasado, las injusticias, las circunstancias, las dificultades... todo eso está muy bien, pero a mi me ha parecido algo secundario en esta novela. Opino que lo principal es que la capa de tristeza que baña la obra de principio a fin (en ocasiones, de manera incluso quizá gratuita) es lo más destacable del libro.

Y lo afirmo porque, tras leer 'El sabor prohibido del jengibre', sé de lo que es capaz el autor. Esa novela presenta muchas semejanzas con 'Hasta que volvamos a vernos': también se ambienta en otra época difícil para las familias sin recursos, para los hijos de los inmigrantes chinos. Sin embargo, la perspectiva desde el cual se aborda esta historia es muy diferente. Sin duda, marcaba la diferencia y, definitivamente, esa manera insidiosa de machacar a los personajes hace que 'Hasta que volvamos a vernos' sea una historia mucho menos interesante, bajo mi punto de vista.

El final no me ha terminado de convencer: por un lado, opino que es un cierre justo para con los personajes. Por otro lado, considero que es demasiado facilón teniendo en cuenta todo lo que ha sucedido antes. Además, es muy abierto y deja bastantes cuestiones en el tintero. Lamentablemente, no puedo ofrecer más detalles para no estropear la conclusión de esta novela a quien la desee leer.

Conclusión

No he terminado de disfrutar leyendo 'Hasta que volvamos a vernos'. Sé que Jamie Ford es capaz de hacerlo mucho mejor. Considero que lo que ha fallado en esta ocasión han sido tanto el desarrollo de la trama como el enfoque que el autor ha querido darle. No me surge espontáneamente recomendarla, pero a quien desee hacerlo, le advierto por enésima vez de que es una novela muy triste y dura. Supongo que volveré a leer algo nuevo de Jamie Ford en un futuro, pero más por el hecho de intentar reconciliarme con él que por otra cuestión. Y, por descontado, seré más precavida sabiendo los límites a los que pone a sus personajes.

10 comentarios:

  1. ... me gustan las novelas tristes pero creo que en este caso esta es demasiado dura.. así que por el momento la dejo pasar pero me apunto el escritor^^

    besos

    ResponderEliminar
  2. Te haré caso, no me la llevo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Como no he leído El sabor prohibido del jengibre empezaré por ese que me apetece y luego ya veré
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues no he leído nada del escritor. Y a pesar de que no te ha convencido, me has despertado la curiosidad por este libro, así que me llevo, junto a El sabor prohibido...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Por el momento paso de él, pero sí que me llama la atención la otra novela en español del autor: "El sabor prohibido del jengibre". Espero encontrarla pronto, porque llevo meses buscándola.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La verdad que llama la atención pero por ahora la dejo pasar.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  7. De momento lo dejo pasar. NO porque no creo que pudiera gustarme sino porque creo que no es el momento de que lea algo así :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo sí me la llevo, creo que me gustará =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Una pena no terminar de disfrutar una novela, esta vez no me lo llevo, demasiado pendiente
    besos

    ResponderEliminar
  10. Vaya... A mí me la regalaron y me aseguraron que era un novelón. Qué pena que no lo hayas disfrutado del todo. Ya te contaré mis impresiones cuando consiga hacerle un hueco entre tanto pendiente.

    Un besito.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...