domingo, 5 de abril de 2015

La mujer justa, Sándor Márai







Salamandra, 2.010 (primera edición 1.941)
Premios: ninguno.
Precio: 21 €
Adquisición: a través de eBay.








El autor

Sándor Márai fue un autor húngaro nacido en 1.900, el entonces poderoso Imperio Austrohúngaro. Durante su juventud viajó por Europa, sobre todo por Europa Central, y visitó París, la capital cultural de la época, donde convivió con algunos de los representantes más destacados de las vanguardias estéticas del momento. Tildado de "burgués" por los comunistas, Márai abandonó definitivamente su país en 1.948 y emigró a Estados Unidos en 1.952. Su obra fue prohibida en Hungría lo que hizo caer a Márai en el olvido. En 1.989 Márai se quitó la vida con un arma de fuego que él mismo había comprado con ese fin. Aunque Sándor Márai destacó sobre todo por su obra narrativa, también escribió poesía, teatro y ensayo. En sus novelas, escritas originariamente en húngaro y cuidadosamente desarrolladas, Marai analiza la decadencia de la burguesía húngara durante la primera mitad del siglo.

Sinopsis

Una tarde, en una elegante cafetería de Budapest, una mujer relata a su amiga cómo un día, a raíz de un banal incidente, descubrió que su marido estaba entregado en cuerpo y alma a un amor secreto que lo consumía, y luego su vano intento por reconquistarlo. En la misma ciudad, una noche, el hombre que fue su marido confiesa a un amigo cómo dejó a su esposa por la mujer que deseaba desde años atrás. Al alba, en una pequeña pensión romana, una mujer cuenta a su amante cómo ella, de origen humilde, se había casado con un hombre rico, pero el matrimonio había sucumbido al resentimiento y la venganza. 

Mi crítica

No me ha gustado 'La mujer justa'. Ojalá lo hubiera hecho, pero no ha sido así y quiero ser sincera en mis reseñas. Tenía la esperanza de poder disfrutar con las obras de Sándor Márai, pues tras innumerables recomendaciones, me animé con esta obra como podría haberlo hecho con cualquier otra. Tras 'La mujer justa', dudo que vuelva a leer algo de Sándor Márai, al menos, en un futuro cercano.

Es una novela demasiado intimista para mi gusto. Apenas hay diálogos y todo se narra desde la perspectiva de cada protagonista, que vacían su conciencia en presencia de amigos o conocidos. Así, teniendo poco a poco todos los puntos de vista, podemos recomponer la historia completa. Una historia triste, a mi juicio sin culpables ni inocentes. 

El primer personaje que aparece cuenta cómo su matrimonio se fue deteriorando paulatinamente sin que ella poco pudiera hacer para evitarlo. Su manera de pensar y proceder no casa en absoluto con las mías, y por ello me ha costado mucho tratar de juzgarla aun teniendo en cuenta la perspectiva de la época. Sin embargo, en otras ocasiones las diferencias obvias en lo que a la distancia temporal respecta no me han impedido empatizar con la protagonista, y en este caso no han podido ser salvable. Me ha parecido, de todos modos, muy exagerada, preocupada en exceso por numerosas tonterías que distraen su atención de lo que es importante.   

La mujer ama a su marido y se lamenta por la traición y la pérdida, pero el lector puede plantearse lícitamente si ella ha sabido amarle de una manera "correcta". Y por correcta, me refiero a sana. Cuando una situación no puede ser controlada por entero por uno mismo una persona insegura pierde aplomo con facilidad y el amor es una de las situaciones menos predecibles a las que nos podemos enfrentar. 

Considero que a Sándor Márai se le da mucho mejor ponerse en la piel del caballero, el marido del personaje anterior. Me da la sensación de que hay algo biográfico en todo el asunto de 'La mujer justa', a pesar de que no conozco la vida personal del autor, parece dejar entrever más de lo que en un principio pueda parecer. Al menos, eso es lo que me ha transmitido la lectura, no sé si estaré en lo cierto o no. Esta segunda parte de la novela me parece mucho más auténtica, y su personaje principal, mucho más sólido y creíble.

'La mujer justa' por desgracia me ha resultado una lectura lenta y pesada. Una vez instalada en la tercera y última parte del libro, en el que le toca el turno de narrar a Judit, me di cuenta de que el estilo narrativo variaba. Las frases eran más cortas, el estilo, menos depurado, quizá incluso menos refinado. Con ello entiendo que Sándor Márai trata de trazar una barrera entre la clase a la que pertenecen los esposos y en la que se halla Judit. Me gusta descubrir estos detalles y que Sándor Márai haya cuidado este aspecto en su novela hace que gane puntos.

Conclusión

El hecho de que el lector esté en posesión de todos los datos que configuran esta historia, conociendo los puntos de vista de todos los implicados, hace de 'La mujer justa' una obra muy completa, en la que los hechos se analizan de una manera profunda y significativa. Sándor Márai logra sacar mucho jugo de esta trama, a pesar de que mi experiencia lectora no haya sido demasiado satisfactoria. No negaré que me ha gustado acercarme a este afamado escritor, pero el resultado no ha sido el esperado. 

A muchos otros lectores les encanta la prosa de Sándor Márai. Con esto quiero dejar claro que el autor no es el tipo de escritor que logra atraparme, y no entro a valorar si es buen narrador de historias o si no lo es puesto que no me corresponde juzgar eso a raíz de esta experiencia en la que tan poco objetiva puedo ser. Por ello, ni recomiendo ni dejo de recomendar esta novela.  

14 comentarios:

  1. El autor es famosísisimo, pero yo tampoco he leído nada de ėl y ahora aún me apetece menos!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad que no me llama mucho la atención, esta la dejaré pasar.
    Pero muchas gracias por la reseña.
    Besosss

    ResponderEliminar
  3. Fue uno de los primeros libros que reseñé en mi blog. Yo sí lo disfruté muchísimo, las lecturas intimistas siempre me ganan, pero está claro que no a todos nos puede gustar lo mismo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo lei "El último encuentr" y no me gusto nada de nada

    ResponderEliminar
  5. Yo es un autor con el que no he probado y sí que tengo ganas, sobre todo por curiosidad ya que también he visto muchas recomendaciones. Sí que me gusta el estilo intimista así que quizás me anime a empezar por esta
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo leí un libro de él hace tiempo, puede que La extraña, la verdad es que no lo recuerdo muy bien, pero se me hizo pesado y no conectó del todo conmigo. De todas formas no descarto volver a darle una oportunidad, a lo mejor no empecé por el libro adecuado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. A mi este autor me gusta mucho. Justo este libro no lo he leído todavía, pero creo que también me gustará. Me gusta lo que comentas de conocer la misma historia contada desde distintos puntos de vista. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Oh! Le tengo muchísimas ganas a este libro y lo primero que dices es que no te ha gustado. Bueno, quizás así mis expectativas se moderen un poco... A mí si me gustan las lecturas intimistas, ya veremos si por ahí...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Lo leí hace ya un tiempo y me gustó mucho. Me suelen gustar este tipo de historias más intimistas. Y me gustó esta manera de contar la historia desde distintas perspectivas. Pero claro, no todos tenemos los mismos gustos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Me encantan las reseñas sinceras, creo que te lo he dicho en más ocasiones, más que nada porque sacan a la luz esos "peros" que a veces amparándonos en una buena prosa o un sinfín de recursos parecen descafeinadas.

    Con respecto al argumento, me parecía interesante, pero eso de que sea lenta e intimista, como que me echa un poco para atrás y dado que no creo que me la vaya a encontrar por los stands de las librerías dada su fecha de publicación, mejor dejarla correr.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que este autor o te cala desde el principio o es muy difícil disfrutar de sus letras.
    A mi me gustó, pero supongo que porque lo cogí en el momento adecuado
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Es un autor que tengo pendiente, aunque empezaré con otro =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Pues no sé, estoy dudosa con este libro porque me gustan las historias intimistas, me lo pensaré. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Muy atinada tus crítica. El recurso de convertir los tres monólogos en ese diálogo falso se cae muy rápido, por varios motivos, especialmente por la longitud: ¡a charla de café, dicha a velocidad normal lleva unas 12 horas de lectura!
    Tiene otras virtudes, pero la diferencia entre la parte "masculina" y las "femeninas" es notoria.
    El clima depresivo está muy bien logrado.
    Fernando
    www.lapulpera.blogspot.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...