jueves, 27 de febrero de 2014

Mujercitas, Louisa May Alcott






DeBolsillo, 2.011 (primera edición 1.868)
Adaptación cinematográfica (entre otras) de Gillian Armstrong en 1.994
Premios: ninguno
Precio: 8,95 €
Adquisición:a través de libroscompartidos







"Como nuestros lectores jóvenes querrán formarse una idea del aspecto de nuestras heroínas, aprovecharemos para trazar un dibujo de las cuatro hermanas ocupadas en hacer calceta en un crepúsculo de diciembre, mientras fuera caía silenciosamente la nieve y dentro de la casa chisporroteaba alegremente el fuego. El cuarto era agradable, aunque la alfombra estaba algo descolorida y los muebles eran de una simplicidad severa; buenos cuadros colgaban de las paredes, en los estantes había libros, florecían crisantemos y rosas de Navidad en las ventanas, y por toda la casa flotaba una atmósfera de paz".

La autora

Louisa May Alcott fue una escritora norteamericana nacida en Pennsylvania en 1.832 y fallecida en 1.888. Fue educada por su padre y por varios conocidos educadores amigos de éste. Debido a las condiciones de pobreza de su familia, se vio obligada a trabajar en diferentes puestos de empleo desde muy joven, hasta que pudo empezar a vivir de lo que escribía, mostrando dos líneas de escritura muy distintas: la línea de creación para jóvenes mujeres que resaltaba los valores tradicionales ('Mujercitas', 'Los muchachos de Jo') y otra línea más adulta, que incluía una serie de novelas de tipo romántico que publicaba bajo el pseudónimo de A. N. Barnhard, además de una obra seria para adultos denominada 'Un Mefistófeles moderno' (1.875).

Sinopsis

La señora March y sus cuatro hijas conviven compartiendo sus aspiraciones intelectuales, sus complicaciones, sus enamoramientos y su vida. Las niñas irán creciendo con gran espíritu de libertad individual, inusual para la época. Ellas demuestran sus aptitudes sociales tocando el piano, bordando o manteniendo una conversación fluida, amable y elegante. El ‘gran salón burgués” es la región del decoro y de las confesiones amorosas, al tiempo que actúa como soporte para interpretar y cuestionar diferentes aspectos de la Guerra Civil norteamericana.

Mi crítica

Tenía muchas ganas de leer un clásico: ya tocaba. Para mi desgracia, la experiencia con esta novela no ha sido positiva, y creo que el mayor error que he cometido ha sido leerla con cierta edad. Si hubiese leído esta novela con diez años menos, seguramente mi opinión sobre 'Mujercitas' hubiera sido totalmente distinta. Por ello, el mejor consejo que puedo dar a través de esta reseña es: leedlo cuanto antes. Sí, puede haber casos de lectores ya adultos que han disfrutado enormemente leyendo la obra de Louisa May Alcott, pero por si acaso, no lo dejéis para más adelante si vuestra intención es leer 'Mujercitas'.

La tropa de adolescentes hormonadas que son las protagonistas han sido educadas en torno a cierto sistema de valores que tratan de alejarlas de la envidia, la codicia, el egoísmo, la pereza... pero ellas tendrán que ir aprendiendo a lo largo de las experiencias que les va deparando la vida, por las malas. A través de pequeños disgustos, apoyos fraternales y "lecciones de mamá", irán madurando.

En el fondo, todas son unas santas. Sí, hacen pequeñas travesuras aquí y allá, desearían tener vestidos bonitos que ponerse o no tener que trabajar, pero no se les puede culpar por ello. Cada giro de la trama concluye con una especie de moraleja que se aplica la hermana March en cuestión que haya protagonizado el pasaje, y todas aprenden algo, mejoran como personas. 

Tuve la sensación de que la autora trata de adoctrinar, a través de sus protagonistas, a los lectores de su libro y esas supuestas lecciones de moralidad no me gustaron en absoluto. Además, al final de cada capítulo todas terminan abrazadas, junto a su madre, expresando su amor incondicional por los demás, en torno al calor de una chimenea en una postal idílica. Una familia feliz a pesar de las circunstancias. Todo ello, por supuesto, no sería posible si los personajes no se amoldaran a los férreos principios modales que se inculcaban los unos a los otros. 

No sé si será porque he sido educada de otra manera bien distinta, pero no logro simpatizar con ninguna de las hermanas. Aparte de los siglos que separan nuestras épocas, y aparte de que todas y cada una de ellas (sin excepción) son adorables, me resultaron cansinas, molestas. Como cualquier adolescente de nuestro tiempo, siempre andan preocupadas por nimiedades y fruslerías. Sin embargo, en 'Mujercitas' esto contrasta con el contexto de una guerra civil que se libraba fuera de los muros de su casa.

Bajo mi punto de vista, la obra de Louisa May Alcott no es demasiado entretenida porque apenas sucede algo interesante de verdad. Más allá de los rifirrafes de las niñas, sus berrinches, reconciliaciones y amistad con los vecinos, apenas hay nada. Todo lo que ocurre en la trama se queda a un nivel que no supera la anécdota. El argumento está recubierto de capas y capas de inocencia que me resultaron soporíferas.

En el último tercio de la novela, debo admitir que la cosa mejoró un poco, pues comienza a haber más acción. La obra adquiere un tinte melodramático, pero al menos no me resultó aburrida de leer. El final está en sintonía con la línea que ha ido trazando la novela a lo largo sus páginas: edulcorado, bastante feliz y empalagoso.

Conclusión

Quizá mi problema es que tenía las expectativas muy altas en torno a este clásico. Suelo disfrutar mucho con las novelas escritas en el siglo XIX, pero esta no tiene nada que ver con lo que había leído hasta ahora. Reconozco que la lectura me ha aburrido durante casi toda la novela y me apena mucho hacer esta confesión. Si continué la lectura, fue porque deseaba que la próxima página me introdujera de nuevo en la historia, algo que jamás sucedió.

No creo que vea la película, ninguna de sus múltiples adaptaciones. Entiendo que haya lectores furiosos por mi reseña, pero yo soy la primera que estoy dolida por mis propias impresiones sobre la obra. Ojalá pudiera afirmar que me ha encantado 'Mujercitas', pero no ha sido así. Por tanto, para ser consecuente no la voy a recomendar, excepto a lectores jóvenes. Para aquellos que hace tiempo nos hemos desencantado con el mundo, la obra de Louisa May Alcott es, simplemente, una quimera envuelta en nubes de algodón de azúcar.

¿Recomendada?: No.

22 comentarios:

  1. A mí me pilla mayorcito ya, pero pensaba leerlo. Tras tu reseña creo que aún pasará más tiempo...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. No lo he leído ni he visto las adaptaciones cinematográficas modernas, tan solo la antigua y varias veces, y sí me gustó (la película, me refiero) pero porque jugaba a mi favor, como tú bien explicas, el factor edad; ahora que ya voy para dinosauria seguro que le vería defectos por todos lados. En cualquier caso creo que hay que tener en cuenta el tiempo en el que se escribió este libro, donde ni las mujeres ni los gustos tenían mucho que ver con la actualidad. No tenía pensamientos de leerlo, de todas formas, y no te sientas tan mal que solo estás expresando tu opinión personal; yo, por ejemplo, con los años le veo a "Lo que el viento se llevó" millones de defectos. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja... pues no, no te ha gustado... jajajaja.
    Yo leí una adaptación juvenil cuando era peque, y me encantó. He visto bastantes veces las películas, sobre todo la última. A mí si que me gusta, pero nunca he leído el libro (aunque quiero hacerlo). Está claro que es como dices, una novela sobre adolescentes adorables, y que no tiene mucho fondo, pero a mí me gusta. Es una historia que me relaja ver, sobre todo en Navidad. Es algo así como cuando una ve Dirty Dancing, sabes que es una pavada.. pero gusta.
    Aunque si no te gusta, no te gusta, eso es así! jajaja
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. jajajaja, ains la pobre. Oye, yo es que era muy pipiola, casi no lo recuerdo, pero sí que recuerdo que me gustó, al igual que sus adaptaciones al cine. Será cuestión de releerlo, un besote!!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja...la leí en la adolescencia y tengo muy buen recuerdo, me gustaría volver a leerla un día a ver que me parece ahora ;)

    ResponderEliminar
  6. A mi si que me gustó mucho, me encantó la forma en que estaba escrita y Jo, por supuesto, siempre será una de mis heroinas. De todas formas, entiendo tu opinión, en cuanto a que resulta un poco chocante para la sociedad actual. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Un clásico que creo que no leeré. La única referencia que tenía es de un capítulo de la serie Friends y creo que me sé el final y todo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. No le he leído. No he visto ninguna de las películas realizadas basadas en la novela. Y no me tienta.... Además, me ha quedado más claro que el agua que a ti no te ha gustado.
    Lo seguiré dejando pasar.
    Gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Creo que debes ser de las pocas que no la recomiendan. NO la he leído aunque la tengo por casa. Algo me dice que no me gustará y al leerte lo he confirmado.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que supongo que, leído ahora, tal vez coincidiera con tus sensaciones, pero lo leí muy jovencita y, claro, Jo pasó a ser de esos personajes inolvidables que hacen que en el recuerdo se engradezca el libro donde te la has encontrado.

    Gracias. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  11. Uff, si no puedo con la película creo que ya soy muy mayor para leer el libro por muy clásico que sea, jajaja. Sólo el título ya me tira para atrás.

    Bs.

    ResponderEliminar
  12. Yo la leí hace muchos años y recuerdo que me gustó mucho, incluso estaba considerando hacer una relectura pero creo que mejor me quedaré con el buen recuerdo viendo lo que te ha ocurrido
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Pues no he leído el libro y por tu reseña veo que es mejor que lo lea cuanto antes, aunque bah! ya es tarde para mí, yo también me he desencantado con el mundo :)
    He visto la película, la más nueva que hay, y me gustó. El libro lo leeré en algún momento de mi vida, aunque sé que no va a ser lo mismo que leerlo siendo más joven.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. No concoía tu blog pero estoy por aquí desde hoy.
    En cuanto al libro tenía muchas ganas de leerlo por ser un clásico, pero no estaba muy segura y tú me has echado totalmente para atrás...
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Hoy es de los pocos días en que no coincido con tu opinión. Lo leí de muy pequeña y me enamoraron esas hermanitas, ese cariño que se tenían y esas pequeñas historietas del día a día. Tanto que me leí Aquellas Mujercitas, Hombrecitos, Los muchachos de Jo, Los Primitos... Vamos, la vida y obra de Louisa May Alcott al completo! Supongo que si lo leyese a día de hoy sería mucho más dura en mi opinión como te ha pasado a ti, pero lo te gusta cuando eres pequeña siempre te deja marcada y le perdonas los fallos que pudiese haber. Besazos!

    ResponderEliminar
  17. Jajajajaja vaya!!
    ADORO Mujercitas! jajajaj desde pequeña, que lo leí hace mil años y pretendo repetir en breve, me encanta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Vaya... Ya lo siento, aunque siendo sincera no estaba entre mis posibles, así que tampoco me desilusiono
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Pues me has dejado con muchas dudas, creo que mejor, así no iré con muchas expectativas, pero no puedo evitar querer leerlo. Muchas de las críticas que he leído han sido más bien positivas, pero quien sabe. Espero que no me quede con la misma impresión que tu tras terminar la novela.

    ResponderEliminar
  20. Hola. Es el tema de le época en la que estamos y de la edad que tienes. Tampoco creo que sea una lectura para señores ;)
    La leí cuando tenía 8 o 9 años, allá por la mitad del siglo pasado. No recuerdo si este o Las mil y una noches, fue mi primer libro.
    Y por supuesto que me encantó, me sumergí en sus historias, sin hacer ningún análisis de nada, porque no había vivido aún. Sólo tener un libro en las manos me emocionaba. La colección Robin Hood, de tapas amarillas, en su contratapa traía el listado de obras disponibles y me lo sabía de memoria. Pero claro, dependía de que mis padres me lo compraran.
    Adoraba a Alcott y creo que leí Hombrecitos, Los muchachos de Jo, Jack y Jill, Ocho primos, Aquellas mujercitas, Aquellos hombrecitos, perdón si cometo algún error al nombrarlos.
    No haría una relectura ni loca. La magia fue entonces. Me ha pasado ya con dos libros que leí de joven y cuando los quise repasar en mi adultez, no los entendí, no sentí nada, no sé qué me pasó (Sobre héroes y tumbas de Ernesto Sábato y El juego de abalorios de Herman Hesse)
    Así que no hago el mismo experimento, menos con un libro que ni siquiera es para adultos.
    Lloré con Mujercitas. Me emocioné con el amor de la madre, la dedicación, el recuerdo del padre. La hermanita enferma. La loca de Jo. Beth tocando el piano en lo del Sr. Lawrence.
    Se abría, con esta obra, en mi vida, el mundo de la lectura, por eso la recuerdo con mucho cariño.
    Respeto tu opinión, obviamente. Gracias por el blog.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, y hoy mismo lo hablaba con una amiga en el tren que está leyendo este libro: si lo hubiese leído con quince años menos, es muy probable que me hubiese gustado, por descontado, mucho más que cuando lo leí, hace escasamente medio año. No he leído ningún otro libro de la autora y como comentaba en la entrada, dudo que lo haga a estas alturas. Es lo malo de los libros juveniles, muchos tienen 'fecha de caducidad', pero no por sí mismos, sino por parte de los lectores. La magia se evapora cuando cumplimos años, en la mayoría de nosotros. No era mi momento y me empeñé, pero es que ni siquiera los clásicos escapan de esto.

      Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...